Empresa

Historia

 

En el comienzo de la década de 60 la ciudad de Mogi Guaçu, en el estado de São Paulo, estaba transformándose en la capital cerámica del país, con innumerables industrias ya instaladas debido, principalmente, a la abundancia del taguá, una arcilla sumamente utilizada en la fabricación de mosaicos y, también de tubos cerámicos, popularmente conocidos como manilhas. Sintiendo la carencia de productos en el mercado, Antônio Giovani Lanzi, profundo conocedor del ramo cerámico, fundó el 16/08/1961, la Cerámica Industrial Ypê Ltda. Inicialmente, los productos por ella fabricados eran comercializados principalmente en la capital paulista, interior del estado de São Paulo y Baixada Santista.

Con la necesidad de diversificar la línea de productos, Cerámica Ype inició en 1977 la fabricación de pisos cerámicos no esmaltados, los famosos "rojinhos", en los formatos 7,5×15cm y 15×15cm, que atendían a las necesidades de aquella época. A partir de 1979, inició también la producción de pisos cerámicos esmaltados, proceso que seguiría hasta fines de 1987. Evolución siempre fue parte de esta historia y en 1986, Ypê inició un proyecto de modernización de la industria, con vistas a aumentar la productividad y la calidad en la producción de revestimientos cerámicos esmaltados. Fueron realizados innumerables viajes de estudios e investigaciones a Italia y España, principales y más avanzados productores de cerámica del mundo, en búsqueda de nuevas técnicas y nuevas tendencias mundiales en el sector.

El proyecto para la implantación de la nueva fábrica fue concluido en 1987 y, al año siguiente se inició su construcción, con recursos financieros propios. En abril de 1991, comenzó la producción de revestimientos cerámicos esmaltados utilizando el proceso de monoquema (quema de la base y el esmalte juntos), una de las tecnologías más modernas existentes. Con la gran expansión y globalización de la cerámica, se llegó a la conclusión de la necesidad de alteración de la marca y, a partir de 1999, la empresa pasó a llamarse "Lanzi", como marca corporativa y de productos. Un nombre fuerte, corto y que rescata la tradición italiana en cerámica y también la historia de la empresa, homenajeando al mismo tiempo, el nombre de su fundador Antonio Giovani Lanzi. La evolución no paró más y desde entonces, Lanzi viene batiendo records de producción y de productividad, siendo considerada una de las fábricas con mejor índice de eficiencia y calidad del mundo.

Así es Cerámica Lanzi. Una empresa moderna, osada, comprometida con el mercado y el medio ambiente.